Perfil del Alumno

Son alumnos del Colegio María Reina Inmaculada quienes se comprometen con el Proyecto Educativo de la Institución.

Quiénes:
Optan por los valores cristianos y las enseñanzas de Jesús, siendo responsables ante los desafíos culturales. Viven el compromiso con el trabajo diario y su preparación para las competencias académicas y profesionales dentro y fuera de la comunidad escolar. Desarrollan un espíritu solidario y participan en programas de desarrollo social y pastoral. Además, tienen un proyecto de vida que nace en la familia y se amplía en el proceso de su educación. Promueven y ejercen el respeto con sus compañeros, profesores y entorno social. Asumen su desarrollo humano como algo natural, aplicando en cada una de las etapas educativas los conocimientos y experiencias alcanzados en el proceso de su formación. Eligen el colegio como el espacio humano que responde al estilo de educación que desean para sí. Participan motivados y comprometidos en las fiestas religiosas y Misión evangelizadora de la Iglesia.

Indicadores de logro:
Es responsable en traer sus materiales, trabajos y tareas. Cuida los materiales de trabajo propios y del colegio. Posee y utiliza un vocabulario adecuado, dentro y fuera del colegio. Es puntual con sus horarios de clase y compromisos adquiridos.

Social:
Respeta a todos los miembros de su comunidad y personas de su entorno. Evita el pololeo en el colegio para favorecer su propio desarrollo estudiantil y el de los más pequeños. Evita el uso de objetos tecnológicos de valor. Mantiene el orden y la limpieza en todas las dependencias del Colegio. Tiene conciencia ecológica, cuidando y preservando las áreas verdes de su entorno (jardines y patios).

Valórico-espiritual:
Participa activamente y prepara con respeto la oración de la mañana. Participan motivados y comprometidos en las distintas celebraciones y actividades religiosas programadas por el colegio. Cumple con los sacramentos de acuerdo a su etapa escolar.

Actitudinal:
Usa la libreta para justificar sus ausencias y atrasos. Mantiene una comunicación fluida con su profesor tutor en situaciones personales y académicas. Saluda y se despide cortésmente. Manifiesta actitudes de agradecimiento y pide por favor. Mantiene el orden de la sala de clases, de sus materiales y de sus espacios de trabajo.